martes, 21 de abril de 2009

Sobre la semana de accidentes viales

Esto es un poco viejo, pero de todas maneras quiero escribirlo aquí para que quedé a la posteridad. Hace apróximadamente un mes venía de mi trabajo en Infosys utilizando el transporte urbano. Iba en un camión "Marín" de poniente a oriente cuando, después de pararse a subir pasaje, el chofer arranca y golpea en el costado a un auto.
El auto giró alrededor de 45 grados pero afortunadamente nadie iba en el lugar del copiloto, que fue donde el camión urbano lo golpeó. Afortunadamente el camión aún iba arrancando, por lo tanto, iba despacio y el golpe no se sintió mucho. Al mirar al auto impactado casi toda la puerta del lado del copiloto estaba hundida por el golpe. De buena suerte al conductor del auto no le pasó nada, quizá solo el susto. Si más no recuerdo esto ocurrió un jueves, si no me falla la memoria fue el día 19 de marzo.
A la siguiente semana, creo que fue el martes 24 de marzo, nuevamente regresaba de mi trabajo cuando fui testigo de un accidente vial un poco más espectacular. Yo iba bajando de una ruta 109 - Apodaca. Bajé en la parada que está en la Carretera Miguel Alemán, a la altura de la Col. Victoria. Esta para está mal ya que es en plena vía rápida lo que hace que los camiones paren repentinamente en el carril derecho. Cuando estaba por bajar vi que el chófer prendió las intermitentes y luego procedí a bajar del camión.
Justo cuando bajaba escuché el sonido de los neumáticos intentando frenar en el asfalto, después vi cómo un auto pequeño, creo que Chevy, se salía de la avenida, subiéndose al cordón derecho cayendo a la lateral, golpeando de frente con una pared y luego de lado con el poste de un puente peatonal.
Fue impresionante ya que me tocó ver "volar" al auto. Afortunadamente no se llevó a nadie de encuentro y al parecer no hubo sangre. Rápidamente la persona que iba en el asiento de copiloto (que al parecer no sufrió daños) bajó para ayudar al conductor. Después un hombre se acercó a abrir la puerta golpeada y entre varios bajaron al joven conductor.
Después de unos segundos caminé para subir dicho puente peatonal y proseguir con mi camino a casa. Afortunadamente no hubo saldo rojo y creo que de buena suerte no había sangre escurriendo en el lugar del accidente.